La transformación digital es un reto para cualquier empresa. En función de los recursos disponibles podrá ser un proceso más largo o más corto. Para las PYMES puede suponer un esfuerzo extra al disponer de menos equipo pero si se planifica correctamente el resultado generará nuevas oportunidades de negocio.